La comida une razas

En un arrebato de orgullo cultural decidí comprar una tortillera de mano recientemente para mostrarle a mi hija como hacer tortillas. Me llevé una gran sorpresa pues le encantó la experiencia y me preguntó por qué me había esperado 22 años para enseñarle una de las más antiguas tradiciones de nuestros antepasados.

No encontré una respuesta satisfactoria, pero estoy segura que mi inspiración se debió al romanticismo culinario de las Fiestas Patrias que por estos días se celebran en ambos lados de la frontera México-Norteamericana. Los antiguos mexicanos tenían tres pilares culinarios basados en el maíz, el frijol y el chile. A través de los años, los platillos derivados de estos tres cimientos de la nutrición han unido a generaciones y grupos étnicos distintos en Arizona y a lo largo del país.

En cada rincón de este estado se puede gozar de tortillas recién hechas, empaquetadas o bien de un platillo de enchiladas con frijoles fritos. La comida es el hilo que une a los latinos con el resto de la población arizonense sin importar raza o color de piel.

Este mes algunos países latinoamericanos celebran la independencia de sus respectivos países con música, comida y una gran camaradería que poco se ve en este estado donde la división política y racial sigue palpable.

Los latinos forman más del 30 por ciento de los 6.5 millones de habitantes del estado, según datos del censo del 2010. Sin embargo, no son sus contribuciones culturales las que han puesto Arizona en el mapa internacional. Son las políticas anti-inmigrantes las que han acaparado la atención de los medios, opacando la riqueza cultural de los guatemaltecos, mexicanos, salvadoreños.

Los lectores a través del país y del mundo saben de las redadas del temido alguacil Joe Arpaio del Condado Maricopa y de su larga batalla legal con el Departamento de Justicia y con grupos de derechos civiles, quienes lo acusan de discriminación racial. Los lectores saben de la ley anti-inmigrante SB1070 y saben también de los inmigrantes que mueren intentando cruzar el desierto.

La incertidumbre que parece tener a todos atemorizados por la creciente presencia latina en Arizona no es más que el mestizaje cultural, étnico y racial que se avecina a pasos acelerados. En menos de cuatro décadas los latinos serán el grupo demográfico más numeroso de nuestro estado. Lo que padecemos en la actualidad viene siendo, desde una perspectiva positiva, y parafraseando, ni triunfo ni derrota para ninguno, sino el doloroso nacimiento de un pueblo nuevo compuesto de todos los que habitamos en Arizona.

Pero este fin de semana el Valle del Sol celebrará con luces, banderas, adornos, antojitos mexicanos y música en vivo las Fiestas Patrias.

Hoy viernes, La Voz le ofrece una cobertura de algunas de las celebraciones más importantes en el área metropolitana de Phoenix. También busque el suplemento especial Fiestas Patrias en los estantes de nuestra publicación hermana TV y Más para leer como los latinoamericamos celebran el mes de la Herencia Hispana.