Latinos no dejan de ser una “potencia” importante

Desde hace décadas he escuchado acerca del gran poder electoral que representan los latinos.

Pero apesar de los avances logrados en escaños locales y nacionales, seguimos siendo solo eso —una “potencia”.

Somos los suficientes para hacer la diferencia pero no votamos en grandes números y de esa manera el poder termina evaporándose de nuestras manos.

Es por ello que no me sorprendió en absoluto el reportaje de mis colegas Daniel González y Erin Kelly en el Arizona Republic acerca de la participación del electorado latino en nuestro estado.

Esencialemente, al igual que en el resto del país, los latinos en Arizona somos numéricamente suficientes para cambiar el destino político. Pero la mayoría no vota.

Considere estas cifras de un reporte del grupo “Voces Americanas” para ilustrar la disposición electoral latina en Arizona:

De 2008 al 2012, el número de latino elegibles para votar en Arizona aumentó en un 24 por ciento, de 796 mil a 989 mil.

Sólo un 52 por ciento de los latinos elegibles para votar se inscribieron para hacerlo en 2012 y de estos sólo el 40 por ciento emitieron su voto.

Comparativamente, el 71 por ciento de los anglosajones elegibles se inscribieron en 2012 y de ellos el 62 efectivamente votaron.

Los latinos representamos más del 30 por ciento de la población de este estado y se estima que este número aumentará a un 44 para 2050, según el artículo de mis colegas.

Sin duda, los latinos han marcado la diferencia en ciertos escaños locales como los distritos municipales del sur y suroeste de Phoenix y en algunos escaños congresionales.

Lo más notable, fue la participación latina durante las últimas elecciones presidenciales. La mayoría del electorado hispano en Arizona o un 79 por ciento votó para reelegir al presidente Barack Obama.

En términos generales, el voto latino llamó la atención tanto de demócratas como republicanos y es por ello que ambos partidos retomaron el tema de la reforma migratoria.

Es alentador ver como el voto se transforma en poder real, pero es sumamente frustrante saber que por décadas, los latinos no dejamos de ser una “potencia” importante.

Leave A Reply